La cocina de la abuela | Puro Sabor

La cocina de la abuela

La cocina de la abuela

La cocina de la abuela es un lugar mítico: llena de recuerdos y olores que nos remiten a los recuerdos más cálidos de la infancia. Ahí aprendimos que cocinar no es sólo algo que hacemos para vivir;  es un gesto de amor y cuidado. También aprendimos que las historias familiares se cocinan ahí, entre tablas de madera y ollas con agua hirviendo. En toda familia hay una receta que pasa de mano en mano, de madres a hijas, de abuelas a nietos. Todas tienen un ingrediente secreto, un pase mágico; y todas tienen sabor a casa. Acá, recopilamos 3 de nuestras recetas de abuela preferidas.

Las albóndigas con tuco de Elsa

Albondigas-con-Tuco-(1)

Elsa siempre dice que no le gusta cocinar, pero resulta que le sale bien y no hay nada que sus nietos disfruten más que sus albóndigas con tuco. Su receta tiene varios trucos bajo la manga, pero hay uno solo que no es negociable: la salsa es casera, casera. Elsa corta los tomates bien chiquititos y con un toque de ajo hace el tuco más rico del barrio. Mirá la receta para las albóndigas de Elsa.

Nina y las empanadas árabes

Empanaditas-árabes

Los padres de Nina llegaron a Argentina desde Siria; de su madre aprendió todo el recetario árabe, pero su fuerte siempre fueron las empanadas (ella insiste en que las llamen fatay). Todos los domingos su casa se invade de olor a perejil y limón. ¿Su secreto? La paciencia. Según Nina, es fundamental dejar el relleno en la heladera durante algunas horas para que la preparación agarre todo el sabor de los condimentos.
Conocé todos los recetos de Nina para esta receta acá.

Mates y bizcochuelo cítrico con Ana

Bizcochuelo-de-naranja

En la casa de Ana hay una tradición que se mantiene desde que sus hijos eran chicos: todos los sábados después de la hora de la siesta hay bizcochuelo casero y mates. Parece que no pudiera ser de otra manera, la cocina de Ana siempre huele a cáscara de naranja y vainilla. A pesar de tener una batidora eléctrica, ella insiste en batir la mezcla a mano. “Sale mejor así”, dice. Los secretos para el bizcochuelo más esponjoso los encontrás acá.