Semillas esenciales | Puro Sabor

Semillas esenciales

Semillas esenciales
Saludables y nutritivas, te presentamos 5 semillas que no pueden faltar en tu cocina y te contamos todos sus trucos.

 

Para mejorar nuestra alimentación, controlar el colesterol, y para ayudarnos a llevar una vida más sana; las semillas están de moda hace ya algunos años, pero realmente ¿qué aporta cada una y cómo sacarle el mayor provecho? Te dejamos una guía rápida para que comiences a incorporarlas a tu dieta.

SÉSAMO

Sésamo

Son fuente de minerales como hierro, zinc, magnesio y fósforo, por lo cual se recomiendan para ayudar a combatir la anemia.

Tenelas siempre a mano: las podes tostar en una sartén sin aceite durante unos minutos y guardarlas para incorporar a tus ensaladas o carnes. También las podes usar para panes y repostería

LINO

Lino

Aporta grandes cantidades de fibra y su contenido de Omega-3 ayuda a controlar el colesterol.

La mejor forma de aprovechar todos sus nutrientes es hidratándolas. Si tomás yogur a la mañana, separá una porción la noche anterior, agregale una cucharada de lino y dejalo en la heladera toda la noche.

GIRASOL

Girasol

La más popular de todas las semillas, el girasol es fuente de Omega-6 y vitamina E, beneficiosa para la salud cardiovascular. Son un poco más calóricas que el resto de las semillas, ideales para aportarte energía si tenés un día agitado.

Ya todos sabemos cómo comer las semillas de girasol; a las ensaladas les aporta un toque crocante y sabroso. También podés pelarlas, tostarlas en una sartén con una pizca de sal y comerlas como snack. ¡Quedan buenísimas!

AMAPOLA

Amapola
Son ricas en fibra dietética: 3 cucharadas de semillas de amapola aportan más del 10% diario recomendado, ayudando a la salud gastrointestinal.

Son especiales para el invierno, ya que quedan riquísimas en sopas o caldos, aportándoles espesor y un sabor suave.

QUINOA

Quinoa
Originaria de América del Sur, la quinoa es fuente de hierro y proteínas, lo que la convierte en un alimento ideal para personas vegetarianas o que comen poca carne.
La quinoa debe humectarse antes de ser consumida. Podés hervirla y usarla en reemplazo del arroz en preparaciones como ensaladas. Tip: cocinala sin sal para que no pierda sus nutrientes.